Renacer

Va a empezar.

Él tendido sobre la hierba boca arriba. Apenas siente sus miembros ensangrentados. Las gotitas rojas caen casi perezosamente sobre la mata verde en sombras. Sin embargo, sonríe.

Va a comenzar.

Sus labios rojos enmarcan los dientes de su sonrisa de una forma tan perfecta que el mundo casi se detuvo. Casi, pues debía comenzar.

Y acabar.

El sonido de su respiración y el temblor de sus latidos se sentían incomodados por el perfecto silencio que allí reinaba. Una oleada de dolor repentino lo asaltó, haciéndole apretar los dientes y gemir suavemente.

Va a terminar.

De pronto, una chispa. Se olvidó de sí mismo y alzó los ojos hacia el horizonte. Kilómetros de praderas se extendían en la noche ya casi extinta, y él se encontraba en medio.

Aquí viene.

Las luces del alba se extendieron de una forma tan brusca y tan perfecta que le hicieron soltar una exhalación. El manto de esa cálida lumbre llegó hasta su cuerpo y tocó su corazón. Poco a poco notó cómo su ser abandonaba su atadura mortal y se fundía con esa luz, tan pura y lisa, hasta formar parte de ella. Notaba sus pulmones relajarse en una redención a toda una vida para expirar. El último aliento.

Moría para renacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s