EL SALSEO DEL CELSIUS

A ver, está claro que esto no es una entrada seria y que, por tanto, no voy a ponerme a explicar lo que es el Celsius, ergo os dejo su Twitter aquí y ya vosotros… ya: @festivalcelsius.

Bueno, pues esta historia comienza con una berenjena meona.

Sí, así es. Servidora tenía la vejiga a reventar cuando puso un pie en Bilbao, porque no se atrevía a dejar sola la maleta en el tren para buscar el servicio. Llamadlo paranoia, llamadlo miedo a que los duendes me roben los sujetadores… En fin, el caso es que lo primero que vio Asier (@AxyerI) al verme bajar del vagón fue una yo corriendo con cara de “SHUT UP AND TELL ME WHERE PUEDO MEAR DE UNA PUTA VEZ”, le di un abrazo apresurado y luego marché heroicamente a aliviar el estirado epitelio de transición de mi vejiga. Total, que casi me quedo encerrada en el baño.

Unos minutos después, llegaba mi querida Perry la manticorrinco (@islatintero), que fue recibida por  Ane la cabra (@KriptonIsMine ) y la maravillosa Ianire (@ianikopu). Así que Asier y yo fuimos a encontrarnos con ellas. Yo la noche anterior me había quedado en vela, así que había aprovechado para dibujar una elaboradísima pancarta de bienvenida para Perry. Al ver que la desplegaba, vi cómo se abalanzaba sobre mí y a día de hoy sigo sin tener claro si fue por alegría o porque quería matarme. Quizá fueran ambas, esta chica nunca se aclara conmigo.

WhatsApp-Image-20160726
Elaboradísima, como veis. La calidad.

Luego achuché a Ane y me presenté a Ianire con dos besos porque soy una dama. Y porque estaba demasiado colapsada mentalmente como para recordar que no suelo dar dos besos, sino estrechar la mano o dedicar una reverencia. Iani, si lees esto, recuerda que te debo una reverencia.

Así que, después de una copiosa comida propia de unos buenos gochos como nosotros (patrocinada por las madres de Ane, Iani y Asier, todos los derechos reservados) nos pusimos en marcha hacia Avilés con todo nuestro flow y nuestro salero.

photo_2016-07-26_16-14-22
A punto de empezar el viaje

En una de las paradas ya comenzaron los delirios, de los cuales hay vídeo (privado, se siente, sólo para gente VIP, que luego me cuelgan por dañar reputaciones, y no quiero mirar a nadie, ¿eh, Perry?). Uno de ellos fue un espectáculo en mitad de una cafetería con la canción “Oh Happy Day” a dos voces. Estupenda, maravillositástica. El apogeo de sus carreras. O casi.

Digo casi porque esa no fue la canción que más nos acompañó durante esos días (y mira que fueron muchas, me taladran el cerebro con saña, las muy furcias). No, la canción estrella del Celsius 2016 fue otra muchísimo mejor. No recuerdo el momento ni el motivo, pero de repente nos encontramos tarareando indiscriminadamente cierta melodía, hasta tal punto que me vi obligada a buscar las notas para que nuestra amada Perry la interpretara con su armónica. ¿La canción? Bueno, quizá os suene.

(Mi querido WordPress no me deja subir vídeos a no ser que pague por otro plan, así que subiré el vídeo a Twitter cuando publique esta entrada para que os deleitéis).

Así es, amigos, el himno del PP. Ahora la limpísima reputación de Perry quedará manchada y yo seré deportada al lugar de los maldecidos mil y una veces. Vida cruel.

photo_2016-07-26_16-14-06
Esta foto de Perry siendo guay la subo para que no me mate demasiado. Aunque ahora que lo pienso también es probable que me mate por subir esta foto. Esto… PERRY, TE QUIERO.

Bueno, y así se sucedieron los delirios, como debe ser. Desde gentes varias (no miro a nadie, Asier) probándose sujetadores, hasta peleas de escobas y besos robados (MANIER IS REAL). La misión más importante del viaje fue, sin duda, evitar a toda costa que Asier, el conductor oficial (la copiloto era Perry, que va a hacer el examen teórico de conducir mañana, ánimo Perry, we trust you) no se nos emborrachara. Que adoro Asturias, mira, pero no era plan de morir allí TAN joven.

También nos arrejuntamos con nuestros amigos andaluces, Manu, Rafa y Esther (@Tortugafuriosa , @dragon_mecanico, @citrino04) y nuestra pequeña abrazadora de Alicante, Carmen (@CarmenRuizGmz ). ¿Que no va esta muchacha y nos pega su forma de abrazar balanceándose en círculos? Qué desfachatez. Claro, que Asier le demostró su infinito cariño hacia ella midiéndole la cabeza. No preguntéis, nació así, el pobre. El encuentro de Ane con Manu y Rafa fue bastante emotivo y me morí de amor. De hecho, sigo muriendo de amor. Estas piltrafillas entrometidas se colaron en mi patata, se pusieron a soplar y soplar y no pararon hasta convertirla en un globo relleno de azúcar, amor, cosas bonitas y helado de yogur. Debería odiarles.

Le he prometido a Rafa que sacaría sus trapos sucios también pero, maldita sea, ¿por qué tiene que ser tan limpio este chico? Digamos que podría meterme con sus infinitos chistes malos. Pero malos, malos. Malos de cojones. Rafa, por favor, no te hemos hecho nada, TEN PIEDAD.

20160722175836
Rafa, te odio

También he de sacar trapos sucios de Ane. Mi cabra es lo más adorable del mundo, pero como intentes despertarla te llevarás una coz. Por eso le dejábamos todo el trabajo sucio a Asier, evidentemente, aunque de vez en cuando a Iani también, pero como ella era suave y bonita, pues parece que salió indemne.

photo_2016-07-26_16-13-24
Esta imagen resume muy bien la relación entre Asier y Ane durante este viaje

Oh, y los trapos sucios de Iani… Sólo diré una cosa: ¿os vais a comer eso?

Pero bueno, lo que más importa de este viaje son los fideos chinos que nos preparó Perry. Cielos, dioses, qué buenos estaban esos fideos. Ocurrió un milagro: a Iani y a mí no nos gustaba el pimiento, a Ane no le gustaba la zanahoria y a Asier no le gustaba la salsa de soja, cosas que llevaban lo fideos, y aun así no quedó nada de nada en la olla. Y ahora mi problema es que soy adicta a unos fideos que sólo cocina un manticorrinco que vive a tomar por culo a la derecha de estos lares. Mira, un día de estos me suisido.

20160723152612
ORGASMOOOOOOOOO

Bueno, y no me puedo olvidar de la gente de KKC, aunque apenas hablé con ellos porque soy la cosa más asocial del mundo y a pesar de que quería compartir mis delirios con estas personas tan maravillosas, no lo hice. Bueno, excepto con Héctor (@HectorHGCUE). Veréis, había quedado con este traidor en que nos batiríamos en un duelo de lanzarnos ramitas. Y, ¿qué me dice nada más verme? “NO TENGO RAMITAS”. Menuda ofensa hacia mi persona (obviemos el hecho de que yo tampoco tenía ramitas, carece de importancia, nula totalmente). Pues nada, al final nos batimos en un parque y luego huí porque una retirada a tiempo es esencial en la guerra y QUE NO SOY UNA COBARDE, HÉCTOR, QUE NO.

Y en fin, muchas cosas bonitas pasaron y me regalaron (como el póster firmado por todas estas personitas tan importantes para mí), pero eso es algo entre las demás hortalizas y yo. Sé que esta entrada era para poneros a parir a todos, pero es que ME HABÉIS PUESTO EMPALAGOSA CON LAS VAQUES, LEÑE.

20160723115315
Yo siendo feliz con mi póster firmado

No me iré sin antes recordar a esos escritorcillos que no pudieron estar ahí: Miriam y sus cuquipies, Blas y su blaseando, Nea y sus comentarios mordaces… Oh, con Sheila nos encontramos varias veces, pero entre vosotros y yo: creo que estaba planeando algún asesinato y secuestro y por eso no nos vimos mucho. ¡Estad atentos al telediario, amigos!

Y aquí acabo con este delirio. Gracias por su atención y seguid así de preciosos. Y ya os lo he dicho: prohibido morirse.

escritorcillos sersiu

Anuncios

2 comentarios en “EL SALSEO DEL CELSIUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s