Reto 39. Aquella que más te quiere

Desarrolla un relato en forma de carta.

Querida yo del futuro:

Cuando leas estas palabras no recordarás absolutamente nada de lo que ha pasado. Esta carta no es una falsificación. Fíjate bien en la letra, en el dibujo que voy a dejarte al final del texto y en las frases que uso para expresarme. ¡Sólo tú y yo nos expresamos tan jodidamente mal! Te digo esto porque para ti la vida habrá seguido de forma normal y no habrá en tu memoria nada extraño. Ahora te explico.

Hace unos días vino una mujer a verme. Sí, tía, teníamos visita, como lo lees. Me miró muy sonriente y me dijo que no me preocupara por lo que iba a pasar. Me colocó rápidamente un pañuelo empapado en lo que creo que era cloroformo (digo yo, es lo que usan en las pelis) y me quedé drogui total. Desperté en un descampado.

Yo estaba de rodillas, con las manos atadas tras la espalda. Había dos mujeres frente a mí: una de ellas era la misma a la que había abierto la puerta y la otra tenía pinta de ser su hermana, se parecían mucho. Me tiraron delante una bolsa. Dijeron que si hacía lo que me pedían quedaría libre, pero si me negaba me tirarían al lago con pesas en los pies. Evidentemente, accedí.

Me desataron y, con las manos libres, eché un vistazo a lo que había en la bolsa. Contenía varios instrumentos de tortura, a cada cual más terrorífico que el anterior y, ¿sabes en lo que más me fijé? En la berenjena que había al fondo. Sí, en medio de todo ese jaleo yo me fijo en una hortaliza, debía de ser por el shock. La saqué despacio, sin poder dejar de mirar mi reflejo sobre la superficie lustrosa. Una de las mujeres me la quitó de las manos y se puso a discutir con la otra que si no se había acordado de sacar todas las cosas de la compra antes de llenarla con las armas. Era surrealista.

En fin, al grano. Lo que me pedían era sencillo y a la vez nada fácil de ejecutar: torturar a dos personas para conseguir una información. ¿Por qué me lo pidieron a mí? No tengo ni la más remota idea. Pensándolo fríamente, supongo que no querían mancharse las manos de sangre. Literalmente. Además, me elegirían a mí porque estoy totalmente sola. Ya lo sabes, ni visitas, ni amigos, trabajamos en casa… No era un problema que desapareciera. Tras unos segundos de lucha, me resigné y acepté oficialmente el encargo.

Voy a ahorrarte los detalles, de hecho, por eso estoy escribiendo esta carta. Fue la peor experiencia de toda nuestra vida, y eso que hemos vivido auténticas putadas. Vomité varias veces durante el proceso y he llegado al punto de odiarme con mucha fuerza por todo lo que he hecho. De las mujeres y las víctimas no te preocupes: están todos muertos. Ya ha habido juicio, se ha concluido que todo lo que hice fue en defensa propia y estoy “libre”. Libre de las rejas físicas, pero no las de mi mente.

Estoy rota.

La psiquiatra me ha ofrecido una solución. Constaría en el historial médico y para asuntos oficiales y legales no sería un problema. Una de las condiciones es escribirme a mí misma lo que va a suceder para evitarme confusiones. No te preocupes, ya te lo explicará ella mejor cuando vayas a verla la próxima vez… Que para ti será la primera.

Quiero añadir una última cosa: vive. Si de algo me ha servido todo esto es para darme cuenta de que no habría perdido nada, porque eso es todo lo que tengo: nada. Así que sé fuerte, apóyate en la doctora cuando sea necesario y sal ahí fuera. Haz amigos. Adopta un perro con el que pasear por el parque. Incluso busca un nuevo trabajo que te llene más. Sé que no será fácil, pero si lo logras serás libre.

Por favor, sé libre.

Atentamente,

Aquella que más te quiere.

Anuncios

5 comentarios en “Reto 39. Aquella que más te quiere

  1. No, si al final conseguirás meter una berenjena en todos los relatos del reto y todo 🙂 (algún día tienes que contarme a qué tanta fascinación por las berenjenas).

    El relato: curioso. Muy curioso. Y con berenjena 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s